11/07/16

lunes, 7 de noviembre de 2016

Pan exprés horneado en pirex.



Ya había hecho panes en panificadora y al horno, pero nunca había probado a cocerlos en una fuente de pirex. El resultado me ha encantado. Crujiente y tierno. Después de indagar he hecho mi propia receta. Os daré los pasos que he seguido y también otras opciones. Indispensable tener un recipiente de piex con tapa, adecuado para altas temperaturas. También puedes usar de cerámica y porcelana pero asegúrate de que pueda aguantar más de 200 grados. Por supuesto la forma del recipiente da igual pero ten claro que condicionará la forma de nuestro pan.

Yo he utilizado 150 g de harina de fuerza y otros 150 g de harina de trigo de 10,3 % de proteína, pero también puedes poner todo harina de fuerza.

He utilizado sal rosa del Himalaya que es con la que cocino habitualmente. Una cucharadita.

He puesto levadura de panadero seca, 6 g. Si tu receta va toda con harina de fuerza no subas de 5 g, y si utilizas levadura fresca has de poner el triple, o sea, por cada gramo de levadura seca son 3 de la fresca.

El agua que uses puede ser del grifo. Pero entibiala en el microondas. Mide 180 ml o gramos, en el agua es lo mismo y la calientas muy ligeramente. No la añadas toda, deja un poco reservado para ir poniendo a la mezcla.

No guardes muy lejos la harina, la vamos a necesitar.

Prepara dos cucharadas de AOVE, y no guardes el aceite.

Vamos a preparar el molde untando base y paredes con AOVE. Espolvoreamos con harina y sacudimos el sobrante con unos golpecitos sobre la encimera. La tapa la untamos con aceite.


En un bol ponemos casi toda el agua tibia, la levadura y las dos cucharadas de AOVE. Mezclamos muy bien con unas varillas para que se disuelva toda la levadura.


Añadimos las harinas y la sal y mezclamos muy bien con una lengua. Si la masa nos pide más agua echamos la reservada. La consistencia es ligeramente pegajosa, difícil de trabajar con las manos, se hace mejor con una lengua. Cuando llevas unos minutos se nota más elástica y algo pegajosa. Seguimos trabajando un par de minutos con las manos



Todos los restos de harina se han incorporado a la masa. Ya está preparada para pasarla al pirex. Si este es redondo la dejamos como una bola. Hacemos unos cortes con un cuchillo afilado y la untamos por encima con AOVE. Si no tienes tiempo métela ya al horno. Yo he esperado unos 35 minutos y ha duplicado el volumen. En el momento de hornear espolvoreamos un poco de harina sobre la masa. Volvemos a tapar y cuando está en el horno lo encendemos con calor arriba y abajo a 200 grados, unos 40-45 minutos. Yo he tenido suficiente con 40, he quitado la tapa y he dejado unos minutos más hasta que ha tomado el dorado que nos gusta en casa. En cuanto lo saques del horno lo pones sobre una rejilla hasta que se enfríe.

También puedes preparar la masa en la panificadora pero de verdad no merece la pena











Nos ha encantado. Y ya estoy maquinando nuevas mezclas para probar...

Bizcochadas de huevo aromatizados. Cecofry u horno. Aptos para diabéticos.



Estas pastas eran típicas de las fiestas de Los Santos, horneadas con forma de roscos. Ahora las encontramos todo el año. Me he animado a prepararlas con tres variaciones, he añadido lima para aportar un toque cítrico, en lugar de azúcar he utilizado xilitol, por lo que puedes tomar un par aunque seas diabético o estés a dieta y en lugar de forma de rosca las he dejado como una pasta grande, con lo cual quedan más blanditas como medio galleta, medio bizcocho.

Puedes prepararlas en el horno, poniendo en la bandeja papel sulfurizado y dejando espacio entre ellas pues crecen. Calor solo por abajo, unos 190 grados.

INGREDIENTES.-
  • 2 huevos grandes
  • 150 g de azúcar de abedul o azúcar normal según tus preferencias
  • La ralladura de una lima
  • El zumo de media lima
  • 65 ml de aceite de oliva suave
  • Unos 160 g de harina. Puedes necesitar más
  • 1/2 sobre de levadura de repostería
ELABORACIÓN.-
Batimos los huevos con el xilitol o con el azúcar. Cuando está bien incorporado añadimos la ralladura y el zumo de la lima. A continuación el aceite y por último el harina que habremos mezclado con la levadura. Si la masa esta demasiado líquida pondremos algo más de harina. De todas formas es conveniente meterla en la nevera, una hora para que repose y coja cuerpo.






Precalentamos la cecofry 4 minutos y ponemos cucharadas de la masa con separación entre ellas. Esperamos a que tomen los bordes un bonito tono dorado y más claro en el centro. Sacamos y ponemos la siguiente tanda.








Puedes sustituir la lima por limón, incluso naranja.
Prepáralas para desayunar o para el café de la merienda, es fácil y se hacen en un momento.