02/21/17

martes, 21 de febrero de 2017

Risotto de trigueros y gambas en olla GM G




En teoría los risottos no se pueden hacer en la olla cerrada pues hay que ir incorporando el caldo a medida que el arroz lo va absorbiendo y no todo de golpe. Pues os aseguro que haciéndolo de esta forma queda estupendamente y parece un auténtico risotto.


Como plato principal o como tapa... con otros ingredientes a tu gusto. Yo te explico como he preparado éste paso a paso. 

INGREDIENTES.- 
Salen 7 raciones generosas
  • 700 g de espárragos verdes ni excesivamente finos ni muy gruesos
  • 2 bolsas de gambas peladas congeladas tamaño grande
  • 200 g de cebolla muy picada
  • Una cucharadita de ajo muy picadito, fresco o congelalo, en polvo no.
  • 2 vasos, grandes, y medio de arroz redondo (yo SOS)
  • 5 vasos, mitad caldo de pescado y mitad agua
  • AOVE
  • Sal rosa del Himalaya
  • 150 g de queso parmesano
  • Una nuez de mantequilla
  • Perejil fresco picado, dos cucharadas
ELABORACIÓN.-
Ponemos a freír la cebolla y el ajo en menú guiso a 140  con un chorro de AOVE. Dejamos que se poche despacio, bajando la temperatura si hace falta a 120 grados. Mientras troceamos los espárragos (que habremos lavado previamente) en pedazos pequeños. Reservamos unas puntas sin cortar. Cuando empieza a dorarse la cebolla añadimos los espárragos y salteamos unos tres minutos a 130 grados (si es necesario añadimos un chorro más de aceite) Salamos ligeramente. Ponemos otra cubeta con un hilo de AOVE y 130 grados. Cuando se calienta bajamos a 120 y echamos las puntas reservadas. Dejamos que se hagan muy despacio para que queden enteros y no se doren. Este paso también puedes hacerlo en el microondas, unos 4 minutos a máxima potencia.







Echamos el arroz y lo sofreímos unos segundos para que quede sellado. Cancelamos el menú. Añadimos las medidas de caldo y agua y rectificamos la sal. Añadimos el perejil muy picadito. Ponemos las gambas sin descongelar. Cerramos la olla y programamos menú presión, 6 minutos y 160 grados, con válvula cerrada. Mientras se hace cortamos en lascas el queso. Al terminar despresurizamos manualmente y pulsamos mantener caliente. 





Echamos la mantequilla y el queso, reservando dos o tres lascas grandes por ración para emplatar. Removemos hasta que se deshace y servimos decorando cada plato con las puntas de espárragos y láminas de queso reservados




De verdad que queda genial. Ya me diréis.